La aerolínea LAN realizó su primer vuelo comercial usando biocombustible

Marcela Chaverra - mchacon@larepublica.com.co

Con el propósito de generar una operación cada vez más sostenible, LAN Airlines y Air BP Copec realizaron el primer vuelo comercial con biocombustibles de segunda generación en América Latina, haciendo real esta posibilidad en la industria regional.

El vuelo, que operó entre las ciudades chilenas de Santiago y Concepción, (que tuvo una duración de alrededor de una hora) y que se efectuó en un Airbus de la familia A320, utilizó 31% de biocombustible creado a partir de residuos de aceite vegetal refinado.

'Este vuelo representa un paso clave hacia el futuro de la industria. Actualmente, estas fuentes de energía renovable juegan un rol relevante en la aviación mundial y marcarán, cada vez más, la toma de decisiones del sector y de nuestra compañía. En LAN queremos ser pioneros en la utilización de los combustibles renovables en Suramérica', aseguró, Ignacio Cueto, gerente general de LAN.

Y es que aunque por el momento la aerolínea no desarrollará una frecuencia con este tipo de combustible, debido a los altos costos que implican estas operaciones, las cuales pueden superar desde seis a ocho veces el precio del combustible regular, sí quiere hacer un llamado a la industria aeronáutica del sur del continente, para demostrar que los estándares de calidad, también se miden por el respeto al medio ambiente y que es posible llevar a cabo este tipo de desarrollos en la región de manera conjunta.

'Se necesita de la participación de todos los actores del sector para ampliar la demanda de biocombustible y lograr que el precio sea más accesible, de modo que el margen sea menos pronunciado y se puedan crear operaciones con este combustible', precisó Enrique Guzmán, gerente de Medio Ambiente de la empresa aérea.

Estos planteamientos se enmarcan dentro de los objetivos establecidos por la Iata, asociación que trabajará en los temas ambientales respecto del impacto de sus operaciones. El propósito es lograr un crecimiento neutral de sus emisiones hacia el año 2020 y reducir en 50% estas emisiones para 2050. Para lograrlo, los biocombustibles son un pilar estratégico, por lo que LAN está trabajando en incentivar el desarrollo de esta industria.

Confiabilidad del producto
Los biocombustibles utilizados en este tipo de vuelos pueden ser obtenidos de plantas tales como algas, jatropha, halófitos y camelina, o residuos orgánicos como los aceites vegetales, que pueden ser procesados, quemarse directamente o ser convertidos por procesos químicos para hacer un combustible de alta calidad.

Es así como éstos se conocen como biocombustibles de segunda generación, ya que provienen, principalmente, de materias primas sostenibles, que en su producción no compiten con las fuentes de alimentación ni con recursos básicos (recursos escasos de primera necesidad), tal como el maíz o la caña de azúcar utilizada para este mismo proceso, lo que es clave para la sostenibilidad del planeta.

Además, para la aviación, el biocombustible cumple con los estándares técnicos requeridos para volar, y tiene las mismas características que el combustible regularmente utilizado en los vuelos. Esta fuente ha sido probada exitosamente por otras aerolíneas en el mundo, demostrando la misma confiabilidad que el kerosene de aviación, tanto en vuelos de prueba como comerciales. Otro dato interesante es que al utilizar biocombustible de segunda generación en el vuelo, se reducen en 80% las emisiones de gases de efecto invernadero, ya que no se emite C02 adicional a la atmósfera.

El gerente de Medio Ambiente de LAN, señaló que el aporte ambiental que traería el uso de energías renovables en aviación, sería significativo. 'El combustible tradicional para la aviación procede del petróleo y al utilizarlo en el avión se libera CO2. En el caso de utilizar biocombustible, el CO2 liberado es casi el mismo que fue capturado por un cultivo vegetal durante su crecimiento, con lo que no hay emisión adicional de CO2 a la atmósfera', explicó Guzmán.

Es así como la compañía según sus directivos le han invertido al proyecto alrededor de US$120.000, con la finalidad de dar un paso adelante y ser pionera en la utilización de este nuevo combustible.

'La innovación es un camino hacia el liderazgo de las empresas y los países. Desde esta visión, asumimos la responsabilidad de crear valor en bienes y servicios que permitan responder a los nuevos requerimientos de un mercado cada vez más exigente en cuanto a sustentabilidad. En el caso de la aviación comercial, el desafío es reducir las emisiones de CO2. Para esto, los organismos internacionales han de jado a las aerolíneas la meta de que los combustibles renovables alcancen el 1% en 2015 y 5% en 2020, y nosotros queremos cumplir con esto y sobrepasar esta meta', señaló Lorenzo Gazmuri, gerente general de Copec. La compañía chilena no descarta apostarle a la producción de este combustible.

El Boeing 787 como parte de la estrategia
LAN será la primera aerolínea en Latinoamérica en incorporar este avión, recibiendo 32 Boeing 787 a partir de fines de 2012 (durante los primeros 10 años), en una de las inversiones más grandes de su historia, la cual se acerca a los US$3.500 millones.

Además de ser eficientes para el pasajero, esta aeronave contribuye a efectos medioambientales como el tener una emisión de hasta 20% menos en CO2 que aviones similares (B767 y A340) y hasta 40% menor huella de ruido que aviones semejantes en despegue, la etapa de mayor ruido en un vuelo.

Las opiniones

Enrique Guzmán
Gerente de Medio Ambiente de LAN

'Hicimos modificaciones en muchos procedimientos, pero seguíamos con el mismo combustible, por lo que decidimos apostarle a cambiar esto con el biocombustible'.

Lorenzo Gazmuri
Gerente general de Copec

'Es el fruto de un intenso trabajo de más de un año, materializando el compromiso de nuestra compañía con el desarrollo y fomento de nuevas soluciones energéticas'.

TEMAS


LAN