La cadena hotelera Meliá eliminará los plásticos descartables este año

El grupo hotelero inició una serie de estrategias con base en las consecuencias que puede traer el plástico en el ecosistema.

Joaquín M. López B.

Hace unas semanas se hizo viral una noticia en la que se conoció que una ballena piloto duró cuatro días convulsionando cerca de una costa, a la cuarta noche, médicos veterinarios intervinieron sin éxito y encontraron en su estómago 80 bolsas de plástico que había tragado en los océanos.

El hecho, unido al mes de los océanos, ha tocado a distintas empresas que decidieron presentar iniciativas para colocar de su parte en la disminución de consumo de plástico y mayores cuidados para sus residuos con este material.

En los últimos días, una de esas compañías que se unió a la iniciativa es la cadena hotelera Meliá, que anunció que en cada uno de sus espacios, no solo en las operaciones de Colombia, sino a nivel mundial, eliminará de sus propiedades todos los plásticos descartables para finales de 2018.

Gabriel Escarrer, vicepresidente ejecutivo y consejero delegado de Meliá Hotels International, dijo que este tipo de plásticos tenía que ver con las botellas, vasos, bolsas, sorbetes y posavasos, que serán reemplazados por materiales reutilizables. Con esa eliminación se reducirán más de 15 toneladas de emisiones de dióxido de carbono generados por desecho de basura cada año.

“Tan solo en 2017, más de 22 millones de botellas de plástico se consumieron a nivel global en las propiedades de Meliá Hotels International. La decisión de eliminar este tipo de materiales aminorará significativamente la contaminación de la compañía y servirá para crear conciencia sobre el problema entre los 30 millones de clientes que visitan las propiedades de Meliá. La compañía ha elaborado un plan para reemplazar los plásticos de un solo uso con alternativas biodegradables o ecológicas para finales del corriente año”, dijo Escarrer.

Meliá ha sido nombrada una de las compañías líderes mundiales en la lucha contra el cambio climático por el índice Carbon Disclosure Project, por la tendencia ejemplar del grupo hacia la reducción de su impacto en el planeta.
Según el Global Risk Report, cuatro de los cinco mayores riesgos para la industria del turismo en los próximos 10 años están relacionados con el cambio climático, que van desde el deterioro climático hasta la escasez de agua.

“Las experiencias de los clientes deben ser compatibles con el respeto al planeta. La contaminación plástica es un desafío global que afecta los destinos y el turismo depende de la sostenibilidad de los destinos, algo de lo que estamos muy conscientes en Meliá. También, combatir el cambio climático y reducir las emisiones han sido parte de nuestra estrategia durante años, con programas de eficiencia energética bien establecidos en hoteles y acuerdos con proveedores sobre el uso de energía renovable”, agregó Escarrer.

TEMAS


Meliá - Hoteles - Océanos - Bolsas plásticas - Plástico en el mar