La crisis mundial por el agua todavía no se detiene

Colprensa

Escasez y contaminación del agua, falta de control de los gobiernos y poca conciencia sobre su importancia hacen el panorama de este recurso, vital para las necesidades de consumo humano y para la actividad de la industria.

Así lo revela un estudio realizado por la firma consultora Ernst & Young, en el marco de la celebración del Día Mundial del Agua que se conmemora hoy.

Se trata de una investigación que recuerda la problemática mundial sobre el acceso de la población al agua y cómo esto representa riesgos y oportunidades para la industria y para el sector de los servicios públicos, encargado de su tratamiento, regulación y distribución.

El estudio cualitativo en el cual se recolectaron opiniones de analistas del sector energía y servicios públicos y que además incluyó una encuesta mundial con cerca de 110 ejecutivos de empresas de estos sectores en 15 países, revela los riesgos y oportunidades del agua para la población mundial y expone recomendaciones para que, tanto el común de la población como las empresas, aporten en el cuidado y preservación de éste recurso vital.

Los cinco riesgos del agua
Primero, la escasez: a medida que la población crece va aumentando el consumo. Esto significa que a la par con el previsible crecimiento poblacional en el mundo, la demanda del líquido, seguirá en aumento. 'El agua tiene un factor crítico de escasez, dentro de los recursos naturales, por ser de consumo prioritario en labores cotidianas así como en la actividad industrial', manifiesta Vanesa Moreno, consultora en temas de sostenibilidad y cambio climático de Ernst & Young.

Segundo, desregulación e incertidumbre regulatoria: este punto tiene que ver con el control que deberían ejercer principalmente los gobiernos sobre quién y cómo se usa el agua, cómo se va a cobrar, quién y cómo se va a vigilar su gasto consciente, etc.

De acuerdo con el estudio, ese control no ha sido adecuado en los últimos 10 años, en todo el mundo se han presentado pocos cambios en ello.

Tercero, el cambio climático y la contaminación: Aunque las industrias del agua son un factor muy secundario al cambio climático, su impacto está ligado al aumento de la temperatura del planeta. La actividad industrial influye notablemente en problemas como el deterioro de la capa de ozono, la contaminación del medio ambiente y en general el calentamiento global.

Cuarto, reasignación de la prestación del servicio: este riesgo se relaciona con la tendencia que han seguido algunos países de privatizar el agua. Explica el estudio que esa privatización podría implicar riesgos para la regulación del líquido, pues el sector privado, a pesar de ser una buena fuente de fondos y conocimientos técnicos, siempre tratará de obtener beneficios económicos de sus activos.

Y quinto, aumento de los estándares de calidad del agua: reitera Moreno que es necesario ver el tema de los recursos hídricos a nivel global porque en Colombia, por ejemplo, el agua está regulada y se tiene un control que evita altos niveles de contaminación del líquido, mientras que en otros países no se manejan dichos estándares de calidad.

Las oportunidades que brinda este tipo de recurso
De acuerdo con la investigación de Ernst & Young existen también cinco oportunidades de aprovechamiento del agua: El aumento de infraestructura para apoyar la gestión sana del agua (acueductos, plantas de tratamiento); la desalinización del agua que consistente en la 'transformación' de grandes reservas de agua salada en agua dulce; el tratamiento de aguas residuales; las transferencias de agua y el comercio internacional; y finalmente, el agua como derecho humano lo que podría impulsar la financiación internacional para su desarrollo.

Las opiniones

Laura Cecilia Osorio
Especialista en gestión ambiental Universidad Nacional

'Es necesario aprender a no contaminar el agua, a tener otros procesos como utilizar aguas grises y recolectar aguas lluvias. Es decir, a hacer un manejo integral del agua'.

TEMAS


RSE