La Essa apoya a usuarios para que formalicen uso de la energía

Adriana Ruiz

‘Buena energía’ es un proyecto de la Electrificadora de Santander, Essa, que busca recuperar y controlar las pérdidas de energía.

El año pasado se logró una reducción en el indicador de pérdidas de energía eléctrica, según registro de la Essa a través de la implementación del proyecto.

Laura Rodríguez, jefe del proyecto de la Essa, expresó que se intervinieron 496 transformadores, se legalizaron 18.949 acometidas no autorizadas y se normalizaron 24.251 clientes que antes estaban conectados de manera no autorizada y poniendo en riesgo a la comunidad con accidentes eléctricos y apagones al sobrecargarse.

Estas acciones se han realizado en municipios de Santander, Sur del Cesar, Sur de Bolívar y Norte de Santander como Sabana de Torres, San Alberto, Puerto Wilches, Barrancabermeja, San Martín, Bucaramanga, Floridablanca, Lebrija, Girón, Suratá, Vetas y California.

De acuerdo a las directrices del grupo de análisis de la empresa de energía se realizan estos trabajos con el objetivo de cubrir y cumplir con el servicio explicó Rodríguez.

Mientras más pérdidas haya, más reservas se tendrán que generar en el país, por lo que habrá que invertirse aún más, con más redes de distribución, en vez de realizarse proyectos de impacto ambiental y en las comunidades, con las instalaciones.

La empresa comenzó a reducir energía en 19,69% en 2010, con la estructuración de un plan de pérdida con el fin de llegar en diciembre de 2014 a un indicador de 10,57%.

En la actualidad, se presenta un indicador de pérdida de 15,35%, con el trabajo realizado el año pasado y lo corrido de este.

Rodríguez explicó que con el proyecto se hace labor social donde se actúa en barrios de invasiones o comunidades donde por alguna circunstancia se conectan a las redes. A estos usuarios se les ofrece la instalación de los medidores, de la cometida y de los demás elementos de la conexión para que sean legalizados, además de mantenimiento en las redes, como deber de la entidad.

Con este plan se le cobra al usuario el costo de los materiales no la mano de obra y se le financia con tasas de interés bajas, hasta por 10 años, a través de la factura, más el valor de la energía de consumo.

No sólo se reduce energía, sino problemas de electrocución, y legalidad del servicio. La directiva explicó que también se instalaron 12.533 macromedidores incrementando al 57% la cobertura de macro medición en 2011, lo cual representa un avance importante en Essa para identificar los transformadores con mayores pérdidas e iniciar las acciones pertinentes para reducirlas y controlarlas. Otros beneficios con el programa, es la parte estética de las calles donde se realiza el proyecto debido a que le da una mejor imagen, y un contacto lejano de los usuarios para que no existan problemas de manipulación.

La empresa invertirá este año, en el proyecto $158.000 millones, para mejoramiento de redes, instalación de medidores y acometidas, adecuando el servicio del consumo, dado a donde se registran pérdidas o derroche de energía.

El proyecto tiene impacto ambiental
La reducción en las pérdidas de energía influyen directamente en el impacto al medio ambiente de manera positiva, dado a que no se da un consumo exagerado del recurso, sino racional. Además de que los costos que se implementarán en el mantenimiento de las redes y el sostenimiento de un buen servicio, a los municipios que cubre la Essa en el país serán menores, aseguró Laura Rodríguez, jefe del proyecto `buena Essa`.

TEMAS


RSE