Las funerarias desarrollan programas ecológicos

David Susa - dsuarez@larepublica.com.co

Pocas veces se nos pasa por la cabeza que las empresas del sector funerario y de servicios exequiales tengan programas de responsabilidad social y ambiental, debido a su actividad económica.

No obstante, estas compañías le apuestan a un manejo responsable de su actividad, para ayudar al medio ambiente y, con ello, poder mejorar su negocio, debido a la nueva conciencia que se ha generado con respecto a este tema, particularmente, por parte de la juventud.

Por eso, la tradicional empresa Jardines de Paz, apoyada en su estrategia de responsabilidad social ambiental, creó Reverdeser, lo que, según aseguró Hernando Lugo, vicepresidente comercial de la firma, le permitirá a su campo santo convertirse en el primer Parque Cementerio Verde en Colombia.

'Empezamos a estudiar a nuestro consumidor y nos dimos cuenta que habíamos vendido casi 20.000 lotes de los que únicamente habíamos utilizado la mitad. Por eso pensamos que podíamos hablar con estas personas dueñas de ese espacio, para que puedan poner allí las cenizas de sus familiares, en urnas biodegradables, con la condición de sembrar un árbol nativo allí mismo', aseguró Lugo.

Reverdeser en su primera etapa estará dirigido a los propietarios de lotes de los sectores 07, 08, 09, 22 y 23, que hayan definido la opción cremación como destino final para él y su grupo familiar, y que deseen que todos las cenizas reposen en un solo lugar.

Los sectores de Reverdeser equivalen a 20.000 lotes aproximadamente que representan alrededor de 20% de los lotes totales.

Uno de los principales resultados de Reverdeser, según la compañía, será que al reutilizar el lote, las cenizas poco a poco quedarán únicamente en el subsuelo, integrándose plenamente a esté, y serán factores menos contaminantes que el entierro común, además de la menor utilización de espacio.

La primera meta con este proyecto es lograr que en los primeros 12 meses de su implementación sean sembrados 50 árboles nativos nuevos, para ayudar a la conservación de las especies endémicas del sector. A partir de allí, cada año el objetivo es sembrar 70 árboles nuevos.

Ahora bien, Jardines de Paz no es la única empresa del sector que ayuda al medio ambiente. Funeraria Gaviria combina diversos programas para poder dar una solución integral al impacto de los servicios exequiales. Así fue afirmado por Ingrid Banderas, jefe ambiental de la funeraria: 'para nosotros es muy importante porque debemos crear efectos positivos a partir de la mitigación del impacto que nuestra actividad tiene en el Medio ambiente'.

'Tenemos programas como el de tratamiento de aguas en una planta propia, debido a que, particularmente, el lavado de los cuerpos puede generar contaminación. Compostamos todos nuestros campos para aprovechar los desperdicios orgánicos que producimos nosotros y nuestro clientes, y tenemos jornadas de reciclaje, para crear una conciencia ecológica en los que hacemos parte de la empresa bien establecida', aseguró.

Finalmente, la empresa Jardines del Apogeo también apoya la autosestenibilidad de su campo santo. Dentro del sistema de gestión de calidad de la empresa, el componente ambiental juega un rol importante. Esta es una muestra de como las empresas que subsisten del fallecimiento de personas, puede ayudar a conservar la vida del ambiente.

Responsabilidad atrae a nuevos clientes
Más allá de una vocación altruista de las iniciativas de RSE, las empresas del sector funerario se han dado cuenta que ser ambientalmente responsable atrae nuevos clientes. De esta manera lo aseguró Hernando Lugo: 'nosotros hace dos años hemos variado nuestra misión y visión, buscando desarrollar proyectos sostenibles y ambientalmente responsables. Hemos trabajado, por ejemplo, con la Fundación Humedal Torca para crear una conectividad con cerros orientales. Este, sin duda, atrae nuevos clientes. Las nuevas generaciones han apoyado los proyectos que son ambientalmente responsables y eso tiene que ser una nueva motivación para las compañías'.