Más de $8,8 millones ha invertido el fabricante de pisos Alfa en proyecto que apoya a las madres

Merian Araujo - maraujo@larepublica.com.co

Alfa, empresa colombiana dedicada a la fabricación de pisos, le sigue apostando a la creación laboral y al crecimiento de las madres de familia que sufren de alguna discapacidad o están a cargo del cuidado de un pariente con esta condición.

Es así que, a la fecha, la compañía ha invertido más de $8,8 millones para la sostenibilidad de las 18 madres que participan en la iniciativa, y se estima que, al cierre del año en curso, la inversión será superior a los $15,1 millones.

Mediante el programa 'Provenzale', la empresa busca apoyar a estas mujeres mediante la entrega gratuita de materiales para que elaboren cenefas, murales y otros productos, que luego son comercializados por la compañía a nivel nacional.

Al mismo tiempo, la firma les responde con el pago de un salario mínimo más el reconocimiento de la seguridad social, lo que les ayuda a sostener sus hogares.

Fernando Abondano, coordinador del proyecto desde Alfa, explicó que esta iniciativa busca ser un 'programa inclusivo en una población menos favorecida, de estratos ceros y uno, para darle la oportunidad a madres de familia con discapacidades propias o endosada, que deben responsabilizarse de personas que padecen de limitaciones como sus hijos, u otro pariente'.

De acuerdo con Abondano, la finalidad es que estas mujeres 'puedan hacer uso de su tiempo laboral desde sus hogares, sin impedir que puedan atender a las personas a su cargo'.

Este programa que ya acumula cinco años de trabajo, se lleva a cabo en comunidades como Soacha, Bosa, Ubaté, y en la capital del país.

Por su parte, Mauricio de la Torre, gerente Nacional de Ventas de la compañía, aseguró: 'Todos los productos son comercializados a nivel nacional, pero aspiramos que el trabajo de producción que se realiza con las madres llegue a más ciudades'. El vocero no alejó la posibilidad de que Barranquilla sea una de las localidades a las que aspiran llegar.

Formación en artesAdemás del trabajo que las madres realizan con el material facilitado por Alfa, la empresa también les proporciona capacitaciones con profesionales en Bellas Artes, quienes guían su labor artística para la creación de las obras.

'Más que arte, es vida', es el eslogan con el que las mismas madres han bautizado el programa Provenzale, pues a muchas de ellas les ha dado la oportunidad de volver a empezar una vida laboral que no pueden conseguir en otros lugares debido a sus limitaciones.

'Buscamos capacitar a las madres en estas áreas, porque lo interesante es poder ver el crecimiento que han tenido, al pasar de una persona que antes no poseía los conocimientos suficientes para calificar en un puesto de más calidad y que ahora sí puede', explicó Abondano.

Los desafíos de resolver un problema social

Hoy por hoy, el tema de la sostenibilidad de los proyectos de impacto social es una preocupación constante para todas las empresas que incursionan en este escenario. Sin embargo, según lo explicó Fernando Abondano, coordinador del proyecto desde Alfa, los ejecutivos de la compañía han decidido asumir este reto. Aún así, explicó que no es una tarea fácil ya que, en ocasiones, no todos los productos generados por las madres de familia logran comercializarse y 'van sumando un inventario que hoy en día llega a las 18.000 unidades que no se han vendido, lo que evidentemente representa una pérdida'. Pese a ello, el empresario aseguró que se están tomando medidas para disminuir ese margen y que la empresa pueda seguir apoyando a las madres, como lo ha venido haciendo en los últimos cinco años.