Reciclar el asfalto no solo es una opción ambiental, sino también económica

Archivo

Colprensa

Después de la reconstrucción de una malla vial en la localidad de Tunjuelito, sur de Bogotá, se desprendió un interrogante que vislumbra la posibilidad de implementar el reciclaje como alternativa económica y ambiental: ¿es posible reciclar asfalto?

Cuando se habla del manejo adecuado de la basura mediante el reciclaje y la reutilización, lo habitual es relacionar estos conceptos con los residuos sólidos urbanos como el plástico, el vidrio, el papel y materia orgánica. Pero estos conceptos se extienden actualmente a muchos otros sólidos, y ese es el caso del asfalto. Para entender mejor el tema es necesario saber cómo se produce el asfalto.

El ingeniero civil e interventor local de obras viales Carlos Ancízar Bonilla explicó que el asfalto es una composición de arena con gravilla y lo que lo aglutina o compacta es el mismo asfalto inyectado en proporciones elevadas.

Para el caso del reciclado del asfalto, cuando existe una vía deteriorada, ese material es triturado con una máquina llamada `recicladora`, que tiene un rodillo o rotor con dientes acerados que trituran.

Una vez obtenido el asfalto triturado, se pasa a las canteras en donde se le inyectan unas proporciones de asfalto nuevo. Después de eso, se calienta a elevadas temperaturas y se extiende con `finisher` o máquina usada para aplicar asfaltos, hasta que se compacta con cilindros o aplanadoras.

Según Ancízar, antes el asfalto era removido y los residuos eran vertidos en sitios no aptos para su descomposición. Al tratarse de una reutilización sin fin, el mejoramiento de la calidad de vida de los seres humanos se hace evidente porque no se emiten gases ni vapores.

Favorece la reducción de los costos

Los beneficios directos que se obtienen del reciclaje del asfalto son muchos. La `reactivización` del asfalto, según lo llamó la alcaldesa de Tunjuelito, Sandra Milena Rodríguez Amarillo, es una opción que permite a los gobiernos 'focalizar mejor los recursos económicos y ahorrar costos, beneficiando más a las comunidades que en verdad así lo requieren'. De acuerdo con una reconocida empresa de asfaltos, actualmente un kilo de este material cuesta $1.040.943. Si se tritura y se reutiliza, los costos se reducen hasta 60%. Por otra parte, la longevidad del asfalto reciclado es la misma de uno nuevo. Además, tiene la misma resistencia al desgaste (viento, lluvia, sol). La reducción de los costos no solo es aplicable a los gobiernos, sino también a las firmas contratistas, porque si bien los precios son bajos, también el compromiso de RSE con los diferentes tipos de ejecutores existentes es preponderante.