Sostenibilidad como una oportunidad

La responsabilidad social en la banca.

Jorge Valderrama

El sector financiero y la banca juegan un rol fundamental para acelerar la transición hacia una economía sostenible. A la hora de otorgar créditos por ejemplo, algunos bancos estamos analizando factores de sostenibilidad con la misma preponderancia que tienen los factores de riesgo crediticio.

Por otro lado, una encuesta realizada por BNP Paribas a 461 administradores globales de carteras colectivas reveló que 79% de los encuestados incorpora criterios de ASG a la hora de tomar decisiones de invertir o mercadear con instrumentos financieros.

Para 2014, los activos bajo administración de Carteras Colectivas (Asset Managers y Asset Owners) que utilizaban criterios de inversión sostenible ascendieron a US$21.000 millones; se espera que sea de US$53.000 millones para finales de 2025.

El sector financiero empieza a entender que cuenta con una posición privilegiada como puente entre los proyectos de las compañías que componen el sector real y los inversionistas institucionales, que buscan participar en proyectos transformadores que faciliten esta transición.
Es en este marco que BNP Paribas decidió tener como objetivo otorgar 17% de sus préstamos corporativos estrictamente a las compañías que contribuyan al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), así como doblar su financiación en proyectos de energía renovable para 2020.
Según el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (Pnud) la inacción climática es capaz de reducir el PIB mundial en -US$21 billones, bajo un escenario de calentamiento global de +1,5ºC; advirtiendo que un escenario de +2,5ºC desencadenaría en una reducción de US$33 billones.

Es necesario invertir, a nivel mundial, cerca de US$4 billones por año hasta 2030 para alcanzar los ODS y así evitar estos escenarios.

Lo anterior nos alerta sobre la necesidad de unir todos los esfuerzos de manera articulada para lograrlo. Este esfuerzo nos corresponde a todos y no se puede lograr sin el compromiso de múltiples actores.

En Colombia particularmente, lo más alentador es identificar que hay mucho – ¿todo? – por hacer.

Aplaudimos el ver que ya varias empresas han iniciado su proceso de transformación, anteponiendo la sostenibilidad a otros criterios de evaluación que solían ser los principales en la toma de decisiones de las organizaciones.

TEMAS


Análisis - Bancos - Colombia - Sostenibilidad - Ambiente